Importancia de proteger nuestros ojos frente a los rayos UV

¿Cómo daña el Sol al ojo humano?
La exposición de la retina a la intensa luz solar produce daños muy importantes en los dos tipos de células sensibles a la luz de nuestros globos oculares: los conos y los bastones.

La luz desencadena una serie de reacciones químicas complejas en las células que conllevan en algunos casos la pérdida de capacidad para responder a estímulos visuales y en otros la completa destrucción de dichas células. El resultado es la pérdida de visión temporal o permanente, dependiendo del tiempo e intensidad de la luz a la que haya estado expuesto el ojo. Por otra parte, cuando una persona mira repetidamente y durante mucho tiempo al Sol sin la protección adecuada, los daños fotoquímicos que se producen en la retina están también acompañados por lesiones termales. El alto nivel de radiación visible e cercana al infrarrojo quema literalmente los tejidos expuestos, destrozando por completo los conos y los bastones y creando zonas ciegas en el ojo. Este daño a la visión es significativo, ya que tiene lugar sin que sintamos daño alguno, pues no existen receptores de dolor en la retina, de forma que hasta varias horas después no percibimos los efectos visuales causados por la exposición al Sol. Un dato que hemos de tener en cuenta es que en caso de no emplear los medios apropiados para la observación del Sol el daño que se produciría en nuestro sistema ocular es perpetuo y completamente irreversible. Desgraciadamente, en muchos lugares del mundo en los que no se ha informado correctamente acerca de los riesgos que entraña la observación de eclipses solares sin la protección adecuada se han producido casos de ceguera permanente. De esta forma, es importante hacer especial hincapié en estas medidas de seguridad que nos permitirán disfrutar de este fenómeno natural sin posteriormente tener que sufrir consecuencias no deseadas.

Advertisements

a que se deben las ojeras?

OJERAS
Todo entra por los ojos y si te ven con ojeras piensan que trasnochaste, fumaste o bebiste.
El trabajo y vida social se reflejan en su rostro. ¿Qué hacer para evitar esas horribles ojeras?
Las ojeras son la consecuencia del cansancio.
La piel de los ojos es muy delgada y altamente vascularizada. Esos vasos sanguíneos liberan hemoglobina y, cuando esta colapsa, se pigmenta la zona provocando ojeras de color azulado.
Las ojeras son fácilmente tratables pero, si no son tratadas pueden volverse permanentes.
Causas:
• Cansancio e insomnio
• Mala posición al dormir
• No beber suficiente agua
• Injerir comidas con exceso de sal
• Usar cosméticos inadecuados en la zona de los ojos
Prevención:
• Descansar boca arriba para que los fluidos se distribuyan uniformemente
• Evitar frotarse los ojos
• Disminuir el consumo de sal
• Beber dos litros de agua por día
• Usar gafas de sol
Tratamiento casero:
• Preparar té de manzanilla. Dejar enfriar. Mojar dos algodones y aplicar en los parpados cerrados durante aproximadamente 10 o 15 minutos.
• Colocar sobre los párpados rodajas de pepino fríos durante 10 minutos, ya que este posee propiedades descongestivas.
• Hervir una taza de agua con dos cucharas de hamamelis. Dejar enfriar. Embeber dos torundas de algodón y colocar sobre los parpados cerrados durante 10 minutos.
En casos más graves o si no hay mejoría con estos consejos la alternativa es la cirugía
www.clinicadeojos.com.pe

Conjuntivitis:

ImageImageImage

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, generalmente causada por virus, bacterias o una alergia. La conjuntiva puede resultar inflamada debido a una reacción alérgica al polvo, el moho, la caspa animal o elpolen, y puede verse irritada por la acción del viento, el polvo, el humo y otras clases de agentes que producen polución del aire. También puede sufrir irritación debido a un resfriado común o un brote de sarampión. La luz ultravioleta de una soldadura eléctrica de arco, una lámpara solar o incluso la intensa luz solar reflejada en la nieve pueden irritar la conjuntiva.

En ciertos casos, la conjuntivitis puede durar meses o años. Esta clase de conjuntivitis puede ser causada por procesos en los que el párpado se tuerce hacia fuera (ectropión) o hacia dentro (entropión), problemas con los conductos lagrimales, sensibilidad a ciertos productos químicos, exposición a sustancias irritantes e infección causada por una bacteria en especial (típicamente la clamidia).

 

CAUSAS

La conjuntivitis se puede contraer si la persona que la padece ha estado en contacto con manos o toallas infectadas. Las infecciones pueden tener un origen viral -ya que los virus de una persona infectada se propagan por el aire-, o bacteriano. Este último se produce por una acumulación de bacterias en el ojo que pueden proceder de cualquier otra infección producida en alguna zona del organismo. También puede ser una irritación causada por agentes químicos, viento, polvo, humo o cualquier otro tipo de polución ambiental.

SÍNTOMAS DE CONJUNTIVITIS

Los síntomas de la conjuntivitis se reconocen de inmediato ya que el ojo enrojece y lagrimea más. Asimismo, existe ardor y la sensación de tener un cuerpo extraño dentro del ojo. La sensibilidad a la luz es otro de los síntomas de esta afección y con frecuencia, es necesario llevar gafas que protejan al ojo de la luz solar o ambiente. Por otro lado, si la infección es bacteriana el ojo descarga unas mucosas amarillas o verdes, mayormente durante la noche, que pueden pegar las pestañas.

PREVENCIÓN

La conjuntivitis puede ser muy contagiosa, por ello, es muy importante lavarse bien las manos con jabón antiséptico y utilizar toallas de papel. Después de estas sencillas medidas, hay que limpiar suavemente los fluidos que salen de los ojos. Para disminuir la incomodidad que produce el escozor y el picor, es conveniente utilizar compresas de agua tibia o fría. Asimismo, hay que evitar tanto los maquillajes como las lentes de contacto

LENTES DE SOL SIN PROTECCION UV ???

Conoce el peligro de usar lentes de sol de baja calidad.

En los días soleados de verano aparecen los vendedores ambulantes que ofrecen atractivos lentes de sol, los cuales imitan marcas de calidad, que realmente tienen 100 por ciento de protección UV, pero con precios muy por debajo de los ofrecidos en el comercio legal.

El peligro de estos lentes es que son de armazones y micas de baja calidad, que carecen de la seguridad que ofrecen los originales, y por desgracia comprarlos significa un riesgo para los ojos ya que traen consecuencias a corto y a largo plazo para la salud visual, tales como dolores de cabeza y vista cansada, pues muchos de ellos tienen un lente con aumento sin absorción solar.

Marlene Vogel, oftalmóloga del Centro oftalmológico Puerta del Sol (en Colombia) advierte que las consecuencias a largo plazo son las enfermedades a la vista, debido a que los lentes de sol “bamba” no brindan la protección necesaria contra los efectos de los rayos ultravioleta, ocasionando conjuntivitis, degeneración ocular, retinopatía solar, daño en la córnea y catatara, que es la principal causa de ceguera en el mundo.

También se debe tener en cuenta que mientras más oscuro sea el cristal del anteojo de sol de la calle, aumenta el daño, ya que el ojo se hace más sensible a la luz al momento de quitárselos.

Esto conlleva enfermedades como la fotoqueratitis y foto conjuntivitis; inflamación y daños en la córnea. También la degeneración macular; que son daños a la mácula, parte sensible a la luz de la retina, responsable de la agudeza visual. Es por esto, que en algunos casos es peor usar lentes sin protección contra los rayos ultravioleta, que no usarlos.

Por esto es tan importante usar lentes de sol con filtro UV para proteger correctamente la vista, y que sean capaces de filtrar entre un 95 y 100 por ciento de los rayos ultravioletas.ImageImage

Tumores palpebrales

¿Qué son los tumores palpebrales y orbitarios?

Son los tumores localizados alrededor del párpado o en la órbita (cavidad en la que se aloja el globo ocular).

Los tumores palpebrales son muy comunes, en su mayoría son benignos, y pueden tratarse de forma sencilla sin dejar cicatriz visible. También existe una variedad de tumores malignos que pueden afectar a la región periocular (alrededor del ojo).

Los tumores orbitarios son poco frecuentes. La mayoría son benignos y de lenta evolución. No obstante, algunos tumores malignos pueden aparecer de forma repentina, experimentando un crecimiento muy rápido. En este caso, es necesario acudir al oftalmólogo de urgencia porque se puede requerir tratamiento en el menor tiempo posible.

¿Por qué se produce?

Algunos tumores palpebrales están relacionados con la exposición solar y suelen presentarse en personas mayores de 40 años. La piel clara es un factor de riesgo muy importante.

En el caso de los tumores orbitarios, muchos son de origen congénito.

¿Cómo se manifiesta?

Los tumores palpebrales son muy visibles y aparecen a menudo en forma de nódulo o úlcera. En ocasiones el paciente minimiza la importancia de algunos bultos de pequeño tamaño, verrugas o “granitos”, que pueden estar indicando la existencia de un tumor.

En el caso de los tumores orbitarios, el paciente puede experimentar proptosis o exoftalmos (desplazamiento anterior del globo ocular), dolor, alteraciones en la movilidad ocular, desplazamiento del globo ocular o pérdida de visión producida por la compresión del nervio óptico a causa del tumor.

Los tumores malignos pueden aparecer de forma repentina y experimentar un crecimiento muy rápido sin haber ofrecido síntomas previos.

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento consiste en extraer el tumor a partir de cirugía de mínima incisión y, según el caso, puede ser necesaria la ayuda de quimioterapia o radioterapia aplicada en coordinación con un oncólogo.

Los tumores palpebrales pueden conllevar la extracción de una parte importante del párpado.

Es por ello que el cirujano oculoplástico debe aplicar con posterioridad técnicas de reconstrucción para restablecer la apariencia y función palpebral.

Las lesiones malignas pueden volver a aparecer con el tiempo, en el mismo lugar o en su proximidad, por lo que es conveniente realizar un seguimiento periódico después de la cirugía.